jueves, 3 de diciembre de 2009

PARABOLA DEL TRIGO Y LA CIZAÑA

parábola del trigo y la cizaña
 Mateo 13:24-30 y 36-43

Elementos:

Ø  Sembrador- Hijo del hombre: Jesús
Ø  El campo: el mundo
Ø  El enemigo: Satanás
Ø  La Buena semilla: El creyente, la iglesia, los hijos del reino de Dios.
Ø  La Cizaña: los hijos del maligno.
Ø  La siega: el fin del siglo
Ø  Los segadores: los ángeles.

Verdad central:

En la iglesia, el trigo y la cizaña crecen juntos. Al principio no distinguiremos entre ambos, hasta que crezcan y tengan frutos. Nosotros no debemos de tratar de quitar la cizaña antes del tiempo de Dios, ya que, podemos dañar el trigo al hacerlo.

Historia:

La parábola habla sobre un sembrador que sembró buena semilla en el campo, pero durante la noche, vino el enemigo y sembró cizaña entre el trigo. Cuando comenzó a salir la hierba, también salió la cizaña, estas dos semillas son muy parecidas, y es imposible separarla de la buena semilla, ya que todo se dañaría.  Por lo tanto es necesario esperar hasta que las plantas crezcan y comiencen a dar fruto para poderlas distinguir. El campo se refiere al mundo y la buena semilla son los hijos del reino y la mala semilla son los hijos de lo malo. El enemigo es Satanás que fue quien sembró la cizaña y los ángeles son los que segarán. Es importante recordar que no es nuestro deber como trigo, segar la cizaña, ya que este trabajo lo harán los ángeles junto con Jesucristo y el podrá distinguir lo uno de lo otro.